De 4 cuentos con 140 palabras.

Image result for escritos

Bueno, hoy les comparto cuatro cuentos con una particularidad interesante. Todos están hechos de 140 palabras. No más, no menos. Tengo varios en esta colección, pero estos cuatro les elegí al azar para empezar a despolvar ese proyecto.

Quizá hay cosas entre líneas que no se vayan a entender muy bien, tal vez escribí demasiados pensamientos abstractos, pero espero que les encuentren significado.

Soledad

Una casita de madera en medio de una montaña verde bañada por el Sol con dos mecedoras en el pórtico chirriando al unísono sin ningún otro sonido que alterara la quietud.  Una niña tejiendo y un niño leyendo el periódico, ambos tan serios y correctos.

Y entre una línea más y una página menos ambos pensaban que ya habían vivido demasiado, habían hecho lo que tenían que hacer  y visto lo que tenían que ver. Ya no hay espacio para ellos en este mundo donde la gente nace y crece a pasos agigantados  en un sendero de actividades triviales.

El niño cerró el periódico con pereza  y lo dobló con cuidado. Sus ojos vacíos se clavaron en el mar blanco y negro sobre su regazo mientras escuchaba como las agujas caían al suelo y de reojo noto su cotidiana soledad.

 

El cazador de sirenas

Con el corazón en la mano la esposa veía a su marido subirse a su pequeña lancha de madera vieja y despostillada.

-Amado, no vas a encontrar sirenas en estas aguas, no me lastimes más con tus manías- le decía una y otra vez a lo que él sin dejar de enrollar sus redes le respondía –No sabes lo que dices querida, los celos nublan tu juicio- Y partía.

¿En qué momento? Se preguntaba en silencio, llorosa ¿Cuándo fue que su esposo había perdido el hilo de la razón y la realidad?

Miró con angustia como la figura del hombre en lancha decrecía gradualmente hasta desaparecer en la lejanía cual último verso de una poesía que jamás se iba a repetir. La mujer se negaba a dar media vuelta y regresar a casa.

-Amado mío, las sirenas son de mar-

El castigo.

El sudor de su frente resbalaba sobre sus ojos rojizos, su cuerpo  cubierto por hematomas y raspones parecía no poder aguantar mucho más en la empinada cuesta arriba y la enorme canasta de mimbre que arrastraba detrás dificultaba su avance.  Allá arriba veía su objetivo y era lo único que le mantenía con fuerza.

El calor es insoportable.

Inhaló parsimoniosamente en busca de energía y bajó la mirada a sus pies sangrantes que imploraban detenerse. Su rostro ennegrecido sonrío con malicia embarrada de nostalgia “ya llegará el momento de descansar”

Víctima de arcadas nauseabundas, acompañadas de un terrible mal estar giró en ciento ochenta grados y abrió la canasta con pericia. Ahí seguía el cadáver, limpio de putrefacción. El cuerpo que usó en alguna vida y que llegada la hora le serviría una vez más.

El castigo no es eterno.

Nunca es tarde.

A falta de espejo comenzó a retocarse el cabello frente a la imagen que reflejaba el liso mármol grisáceo. Tanto tiempo sin sentir esos nervios adolescentes del amor a primera vista, eso que ella despertó al llegar en su vestido blanco tan fina y discretamente maquillada. Podía verla sentada entre flores, abrazando sus rodillas mirando el Sol con aire nostálgico que no disminuía su belleza.

Ansioso casi podía sentir el sudor corriendo por su nuca al tiempo que se acercaba a la bella señorita que de alguna forma no pertenecía a ese lugar.

Se sentó a su lado a una distancia razonable y aclarándose la garganta llamó la atención de la muchacha

-Disculpe mi atrevimiento, más quisiera conocerla un poco más-

Ella lo evaluó con una mirada.

-¿Será posible que después de la vida uno encuentre  el amor?-

Ella sonrió.

Después de todo esto podemos concluir que no soy buena compañía (…)

Anuncios

De libros cortos.

Mejor tarde que nunca (dijo para condonar su impuntualidad la señorita). Vamos empezando con cuatro ejemplares la lista de “Libros que puedes leer en un día para lectores recién iniciados, intermedios y avanzados”. De cada libro les voy a dar un pequeño resumen y les voy a decir que tan compleja me pareció la lectura. Obviamente cada cabeza es un mundo y probablemente libros que a mí me parezcan muy complicados a otras personas les va a parecer un paseo en el parque, entonces si tienen opiniones distintas ya saben que a mí me gusta leerlas. Cabe mencionar que para garantizar que son libros que se pueden leer en un día yo leí uno por día la semana pasada pero OJO, no es carrera.

 

  1. Las batallas en el desierto. José Emilio Pacheco

Dificultad: Baja

O han escuchado el titulo por el libro o lo han escuchado por Café Tacuba, pero es uno de los obligados libros de culto en México. Es una historia romántica fuera de lo común que pinta la Ciudad de México durante el mandato de Miguel de la Madrid (1982-1988). Es una narrativa muy ligera y familiar, tierna y trágica al mismo tiempo; escrito en primera persona, narrado por Carlitos, un niño de la colonia Roma que juega a los árabes contra los judíos en el recreo, dando así pie a las batallas en el desierto.

El libro consta de doce capítulos cortos, mi versión es de editorial ERA, 68 páginas, calculo que la fuente es Arial 14, $96.00 en librerías Gandhi.

 

  1. De ratones y hombres (Of mice and men) John Steinbeck.

Dificultad: Baja

Ahora un libro “de culto” de Estados Unidos. Está situado en las oscuras épocas de 1929 y la famosa gran depresión. De ratones y hombres también se conforma más de diálogos, a diferencia de “Las batallas en el desierto”. Es interesante leer sobre la crisis económica en Estados Unidos, leer sobre un par de amigos que buscan trabajo en el campo de California para no morir de hambre suena inverosímil, pero es una buena lectura para darle relieve a lo que sabemos gracias a los libros de historia sobre la depresión del 29.

Este libro lo conseguí por 26 pesitos del Grupo Editorial Tomo. 176 páginas divididas en 7 capítulos. Diría que es fuente Arial 12 y por lo mismo de estar formado principalmente por diálogos es muy sencillo de leer.

 

3. La familia de Pascual Duarte. Camilo José Cela

Dificultad: Media

No digo que sea difícil de leer, pero La familia de Pascual Duarte es un libro que se tiene que leer entendiendo todo el contexto histórico de España en 1945 (así es, durante la época del Franquismo). En España se fundó una corriente literaria conocida como el “tremendismo”, que se caracteriza por ser muy crudo, incluso violento. Aunque para nuestra época, ésta en la que a la gente le gusta ver Saw y game of Thrones, el libro no va a parecer realmente violento, en su época fue un escándalo.

Este libro describe mucho la situación inestable de España durante aquellos años narrados desde la perspectiva de un hombre rural, nuevamente estamos con una narrativa más descriptiva que a través de diálogos.

Lo compré digital por 55 pesos en “El sótano” que utiliza a Tagus como plataforma para leer los libros.

https://www.tagusbooks.com/

Es muy cómodo porque es posible subrayar y hacer anotaciones en el libro electrónico sin sentir el remordimiento de rallar el libro.

4. Memoria de mis putas tristes. Gabriel García Márquez.

Dificultad: Alta

Bueno. A mí siempre me ha costado trabajo leer a García Márquez. Algo tiene su narrativa que me pone a divagar demasiado, pero estoy perfectamente consciente de que es un escritor querido y respetado por muchos, pero por alguna razón nunca me ha podido enganchar.

Éste libro es muy introspectivo, está narrado por un hombre que al cumplir sus 90 años decide que quiere tener sexo con una virgen en la casa clandestina de Rosa Cabarcas, quien cumple su capricho “consiguiendo” a una chica de catorce años que tiene que mantener a sus hermanos y a su madre enferma. El libro está lleno de sentimientos y de nostalgia, mucha, mucha nostalgia.

Editorial Diana (muy bonita) Arial 10, 84 páginas, cinco capítulos. Estoy un poco ciega entonces sufrí con el tamaño de la letra, pero la edición en sí es muy bonita.

Mi idea inicial era que la lista fuera de cinco, pero me doy cuenta que esto se está alargando entonces poco a poco voy a ir agregando libros a la lista para que ustedes también puedan ir leyendo y opinando sobre los distintos libros. Si tienen sugerencias para agregar a esta lista con gusto las recibiré.

TGIF: Netflix & literally chill.

Ya es fin de semana y para las personas que no nos distinguimos por ser el alma de la fiesta es el momento perfecto para elegir unas películas para ver con un tazón de palomitas y nuestra bebida favorita. Aprovecho para compartir con ustedes algunos títulos de mi género favorito de películas.

Para mí una película de terror puede ser muy buena por su ejecución o muy buena por ser tan mala. Yo ya vi “Cañitas” (2007) como 10 veces y la volvería a ver por únicamente por la siguiente escena:

https://www.youtube.com/watch?v=W-KVCLzjKko

Aclaro  esto para que sepan que esperar de mis gustos de películas. Voy a empezar poniendo una película que me hizo reír mucho, a partir de ahí intentaré poner únicamente aquellas que me han gustado como película de terror para no provocar la furia de ninguno de mis lectores.

Ayer empecé a ver “Grave Encounters 2” (2012)  con mi hermana con la completa consciencia de que lo que íbamos a ver iba a ser una joya pero no precisamente por cumplir su función de asustar a la gente con algo más complejo que “Jump scares”.

Image result for grave encounters 2

Observen al típico fantasma de la bocota. ¿Dónde quedó la creatividad?

https://www.youtube.com/watch?v=HIOK1xlrXas

Esta película es formato “found footage”. En teoría están averiguando que pasó en el found footage original “Grave Encounters 1” (2011) después de recibir un video de un tal “Death awaits” (por favor…) que los incita a ir al hospital psiquiátrico donde presuntamente murieron los actores de la película original. Lo mejor que saqué de esa película es la convicción de que hasta yo puedo empezar una carrera de actriz en películas de terror.

Por otro lado, “Lights Out” (2016) fue una grata sorpresa. Realmente creí que iban a arruinar el cortometraje llevándolo a la pantalla grande pero me gustó mucho como manejaron la película, esa si la puedo recomendar sin miedo a matar a nadie de aburrimiento.

Image result for lights out

https://www.youtube.com/watch?v=FUQhNGEu2KA

Les dejo el cortometraje y el trailer para que se animen a verla.

https://www.youtube.com/watch?v=H_nTMprod00

Hablando únicamente de películas recientes, también podría recomendar (a secas) “The other side of the door”  (2016).  Y por respeto a la madre de todos los found footage también podrían ver “Blair Witch” (2016), que sigue siendo mucho más decente que cualquier otra del género (excepto “REC” [2007]). Esa película es una obra de arte)

Related image

https://www.youtube.com/watch?v=C1HjOEubv2Y

Image result for blair witch 2016

https://www.youtube.com/watch?v=girSv9UH_V8

Image result for rec

https://www.youtube.com/watch?v=6SbhWWA7BLQ

Las películas de terror significan mucho para mí como escritora, disfruto mucho escribir cuentos de terror y con el tiempo voy a ir compartiendo más trabajos propios. Mañana esperen el artículo sobre libros para leer de una sentada que podría funcionar tanto para fines de semana como filas de espera.

¿Por qué me gusta escribir?

De como nació Carmen Reis.

Alguna vez durante mi carrera leí que la evolución natural de un lector es buscar hacer sus propias creaciones. Parece que yo soy ese arquetipo.

Recuerdo muy bien el contenido de los primeros libros que leí,. Uno era sobre una tribu que abandonó a dos ancianas por qué representaban una carga para los demás. Estoy segura de que si leyera de nuevo el libro tendría una forma completamente diferente, pero el titulo escapa mi memoria, por más que recuerde a la perfección la portada azul con dos siluetas negras. Aquí entre nos, el segundo fue de pegasos y unicornios, por favor no me juzguen. Después de eso ya no me pude detener y leí, leí y releí. Hasta que eventualmente yo empecé mis propias historias más o menos a los 11-12 años. Fanfics (que gracias al cielo ya enterré) y creaciones originales (que también espero que se queden enterradas).

Conforme iba creciendo mis escritos evolucionaban y se hacían más propios y menos imitaciones de las personas que admiraba. Obviamente todos los escritores tenemos algo de los libros que nos llevaron a donde estamos, pero creo que cada pluma (teclado) tiene su propio estilo.

Me gusta escribir porque siento que siempre me hecho escuchar más a través de la palabra escrita que cuando hablo. Me gusta escribir porque sé que por unos minutos las personas me escuchan sin interrumpirme, que es un lujo que en la actualidad no nos podemos dar tanto cuando conversamos frente a frente (no creo que nadie pueda negar que habla a sabiendas de que el interlocutor no está prestando atención, o que su respuesta termina siendo un tema completamente diferente.) Me gusta escribir para decir lo que pienso, que funciona maravillosamente como fuga para mi mente que vive en constante turbulencia (yo juro que mi mente es muy compleja).  Escribo para llegar a otras personas.

Quizá porque siento que cada libro que leo aporta a mi capacidad para empatizar con otras ideas, vidas y situaciones. Un contra que le daría es que me creo arquetipos y utopías muy irreales que una persona más social podría encontrar ridículo (esto por supuesto deriva en muchos desencantos)

Creo que cada persona en el mundo tiene algo que decir que otra persona necesita escuchar, por trivial que pueda parecer en primera instancia a veces hay telarañas de ideas que nos pueden llevar a algo que no nos imaginábamos. Tengo algunas ideas que me gustaría desarrollar con otras personas que también gusten de escribir, es cuestión de aterrizar las ideas.

Les dejo una foto con Sor Juana Inés de la Cruz (parece que me está viendo con desaprobación, mal por ella).

IMG_20170416_122037_169

De mis pequeños orgullos

IMG_20170419_140221308

Hoy les voy a compartir algunos de mis cuentos que han recibido premios a lo largo de mi no tan fructídera carrera de escritora. El primero fue parte de un festival de horror que organizó la UdG, el segundo y el tercero formaron parte de eele, organizado por Letra Uno, una organización dedicada al fomento de lectura al cuál respeto mucho.

Sabes

Por: Carmen Reis

“Misteriosa muerte consterna a ciudadanos”

Leyó la noticia del periódico con mórbida curiosidad respecto a los hechos: Después de días de ausencia, familiares de un hombre fueron a buscarlo a su casa; inicialmente no encontraron nada, mas un aroma pútrido los guio hasta el aljibe de la casa. Al destaparlo, se encontraron con el horror del hombre hecho un ovillo en el agua “Lo más inquietante del caso” continuaba el periódico “Es que el aljibe estaba tapado, lo cuál hubiese sido imposible en el caso de un suicidio, sin embargo, la autopsia no muestra señales de forcejeos o defensa por parte del occiso”.

Aunque no se habló más del caso en la prensa, había utilizado medios electrónicos para indagar respecto al difunto, siendo su  nombre el criterio de búsqueda para encontrar cuanta información del hombre pudiera conseguir para resolver sus dudas. Llegó incluso a inspeccionar su perfil en distintas redes sociales, encontró un par de fotografías de él cuando aún estaba vivo y las observó largo y tendido, preguntándole como había sucedido todo y al mismo tiempo disfrutando las sensaciones oscuras que le causaban ver la sonrisa de una persona que no era más, enredándose en el engaño que son las fotografías que hacen ver tan vivos a los muertos. Sintió un escalofrío. Encogió los hombros y sacudió la cabeza.

Se levantó de su escritorio y encendió la luz del pasillo, no le apetecía dormir en aquel estado acelerado y lúgubre que le causaba pensar en aquella muerte inexplicable. Sirvió una taza de café.

Miró el corredor oscuro para regresar al estudio, donde brillaba la tenue luz azulada del ordenador. Tragó saliva con arrepentimiento por no haber encendido la luz al salir del estudio. Caminó con paso acelerado, como si estuviese escapando de algo y la luz fuese su única salvación, sentía un repentino y abrumante pánico a mirar hacia atrás.

Llegó al escritorio dejando estrepitosamente la taza, inhaló y exhaló profundamente. Se sobresaltó al levantar la mirada, pues en la pantalla seguían las fotos del difunto que sonreía y le miraba directamente a los ojos. Sintió en la nariz el olor de carne descompuesta y humedad,  se contrajo su estómago con una nausea y cerró el explorador.

Estoy dejando llevar mi imaginación por la oscuridad, pensó, se comportaba cual niño al ver una película de terror. Era mejor dejar el tema y entretener su aterrada mente con algo diferente. Comenzó a apagar la computadora y se acercó la taza a los labios mientras veía como la pantalla se volvía negra. No esperaba ver la silueta de un hombre reflejada en el monitor apagado.

Y entonces supo.

Image may contain: bird

La agenda

Leyó la página de la agenda del día con sus ojos oscuros mientras pasaba un huesudo dedo sobre el papel. Estaba segura que no había nadie con tantos quehaceres en el día como ella, que apenas tenía tiempo para sí misma dado su demandante trabajo. El cansancio le daba una seriedad casi brusca.

Había llegado al lugar de su cita y entró sin tocar, pues sabía que la esperaban. Se deslizó silenciosamente por la casa hasta llegar a la habitación y observó al hombre que la miró expectante. Ella alzó su afilada hoz.

La muerte siempre tan hacendosa y puntual.

No automatic alt text available.
No sabes cuánto te odio, me pone los nervios de punta verte ahí sentada. 
 
Recuerdo aquella mañana lluviosa en que me vi forzado a buscar refugio en esta desvencijada cafetería, un americano descafeinado con leche y un pan dulce para acompañar. No fue difícil encontrar un asiento cómodo cerca de alguna ventana para ver la lluvia pasar, finalmente no es un lugar concurrido. Aún así tuvimos que coincidir.
No te había notado, a decir verdad, en primera instancia no parecías alguien que fuese a llamar mi atención y mucho menos te identifique como la amenaza que representabas a mi vida. Sencillamente estabas ahí sentada, leyendo un libro del cuál no recuerdo mucho; Estabas ausente a este mundo, no te dabas cuenta de que llevaba largo tiempo viéndote…No, no, observándote.
Comencé a tamborilear mis dedos contra la mesa en busca de algún movimiento que no pareciese mecánico en ti, algo distinto al bailoteo de tus ojos y al lento pasar de las páginas. Suspiré sonoramente como último intento, sintiéndome derrotado al ver que no dejabas de leer. Me acomodé nuevamente en la silla, hastiado de las gotas que golpeaban contra la ventana y del silencio y la monotonía que me rodeaba en ese lugar, lo peor es que todo ese cuadro gris parecía emanar de ti y tu libro.
Desde entonces empecé a tenerte rencor, porque entre más te veía más ufana y engreída me parecías, portando ese libro como escudo para repeler la realidad en la que te encontrabas y olvidar que ambos estábamos ahí confinados en la cafetería mientras pasaba la lluvia. Intuía desde entonces que te tenías en alta estima que no te merecías, cubierta de ese velo blanco y negro tal como las hojas de tu libro. Y aunque tú parecías papiro marchito era yo el que estaba siendo ignorado, invisible.
Perdida ya la noción del tiempo la lluvia se detuvo, a lo que me levante teatralmente, con un estruendo que marcara mi presencia en el recinto y de un golpe dejé el dinero necesario para pagar la cuenta, reí entre dientes, sarcástico, cuando de reojo noté que tú seguías en tus historias.
Salí enfundado en mi gabardina y en los oscuros sentires que habías sembrado en mi corazón, semillas que con el tiempo iban echando raíces en mi alma convirtiéndote en parte de mis pensamientos diarios. Nunca hablé con nadie de ti, no había nada que contar de ti que intrigara o que fuese importante, imagina el reconocimiento que te estoy dando al pensar en ti todos los días.
Convertí en hábito comprar café, americano con leche sin azúcar en tu cafetería, inicialmente para que notaras mi presencia y en ese momento fuese yo quien te ignorara. Pero ante tu indiferencia, poco a poco mis visitas se fueron convirtiendo en una cacería, todo para atraparte haciendo algo diferente.
 
No lo logré. Día tras día vine a esta cafetería solo para encontrarte leyendo esto o aquello que nunca memoricé, porque siempre te vi a ti, objeto de mi desprecio, algo que espero que entiendas. Tu monotonía y tu falta de vida me abruma, entorpece mi día a día pensar que alguien puede vivir como tú, con tanta falta de humanidad. No encontrarás nada porque nunca buscas nada y siempre estarás sola porque sé que no conoces el amor a algo que no seas tú misma leyendo.
La mujer que leía reflexiono ante el monólogo que de repente le había soltado a la cara un personaje desconocido, un hombre que realmente parecía turbado e inconforme, hasta confundido.
–Ni siquiera ahora te entiendo—dijo el hombre en un murmullo, mientras apretaba los puños sobre la mesa –¿Por qué no te defiendes? ¿Por qué no me dices que estoy mal?—
Ella lo miró sin reproche y contestó después de un momento de silencio:
–Humanidad, vida—dijo lentamente –Es lo que me reprochas que me falta, y ahora soy yo la que no entiende—
Él la miró duramente, mostrándose irritado.
–Un libro es la parte más íntima de esta u otra persona que nos comparten lo que sienten, lo que viven, lo que aman, lo que odian…– La mujer que leía se acercó al rostro del hombre que la odiaba y con un susurro como secreto le dijo –Todo lo que me reprochas de carecer, lo tengo de sobra.—
Y cerró el secreto con un beso, un beso de esos que solo la gente que lee conoce.
Él entonces entendió. Porque vio mil parajes diferentes, vivió una ráfaga de sentimientos divergentes, viajó a épocas que no soñaba con conocer jamás y enalteció su alma todas las virtudes humanas que había conocido a la fecha. Se supo hilo ante ella que era una telaraña.
Escuchó el repiqueteo de la campanita anunciando la partida de la mujer que leía.
Me dejaste mujer que lee, te fuiste dejando una terrible desazón en mi vida; No sé si te has dado cuenta, pero te escribo de vez en cuando, tengo la impresión de que es la forma más efectiva de llegar a ti. A veces simplemente te escribo unas palabras confusas en servilletas, en otras ocasiones pueden ser cuartillas enteras. ¿Que donde están las notas? Las dejaba aquí o allá, nunca supe donde encontrarte.
Al principio regresaba al café, mas tú nunca lo hiciste. Quizá sentiste que tu espacio había sido violado, y de eso, soy completamente culpable. 
 
Ahora me encuentro lejos, creo que tenía que decírtelo por si querías regresar a tu cafetería. Quiero decirte que hiciste que un hombre que no leía cambiara un poco, que empezara a ver las cosas un poquito más desde tus ojos, desde tus hojas. Hoy leo un libro, una aventura de amor contigo y conmigo y te siento cerca, como en esa ocasión. Leo en un café como me enseñaste.
“Buenas tardes” El hombre levantó la mirada, era una mujer que sonreía “No pude evitar notar que lees”

Su corazón latió un poquito más fuerte desde ese día.

Cada cuento tiene su historia. Si se dan cuenta muchos años pasan entre uno y otro, y siempre me ha gustado hacer retrpséctiva de mi evolución como escritora.

De reflexiones después de visitar el museo.

Hay dos cosas que quiero resaltar de este museo:

1. Lo bien hecho que está.

2. Lo  profunda que es la temática del museo.

IMG_20170414_132442488

Honestamente, el espacio es increíble. Es un museo de 5 pisos donde desarrollan el guion del museo con las galerías permanentes, tienen espacio  para exposiciones temporales, salones para talleres (obviamente en torno a la tolerancia, derechos humanos, etc.) y un pequeño restaurant en el segundo piso donde sirven un café  delicioso que sube los ánimos después de completar el recorrido de una hora cuarenta y cinco minutos donde se narran los distintos genocidios más grandes del mundo.

No es gratuito. El acceso tiene costo de 75 pesos para público general, en caso de querer una visita guiada tiene costo de 95 pesos por persona (80 si tienes credencial de estudiante) pero les garantizo que se nota que utilizan ese dinero para el mantenimiento del espacio.  Al principio me asusté porque vi que el grupo era de más o menos 20-25 personas, por lo que supuse que si no estábamos en primer lugar en la fila no íbamos a escuchas ni una palabra de lo que el guía decía. Afortunadamente estaba equivocada. Nos entregaron unos audífonos  que nos permitía escuchar claramente la voz del guía (quien demostró estar perfectamente capacitado para su trabajo).  La combinación de texto, audiovisuales y la composición en general tenía una armonía muy atractiva.

Ahora, en cuanto a las historias, obviamente no es para estómagos débiles. De hecho no está abierta a menores de 12 años si no me equivoco. La mayor parte del recorrido cubre lo sucedido en (adivinen) la Segunda Guerra Mundial. El holocausto y una de las tragedias con las que todos estamos más relacionados. Y lo que puedo decir es que, aunque es un pasaje histórico que conocemos desde la secundaria, cada vez que veo una fotografía,  pasaje o entrevista que traiga el recuerdo hasta dónde puede llegar la capacidad humana para lastimar al prójimo no puedo evitar pero sentir algo de angustia por todas las personas que pasaron , están pasando y muy probablemente pasarán por algún tipo de evento violento, traumático.

IMG_20170414_122442186

Al final, hubo tres historias actuales que hablan de como aún estamos muy lejos de lograr algo parecido a paz mundial. La primera es un genocidio que está sucediendo actualmente al que nadie le presta atención (No, no estoy hablando de Siria).

El genocidio de Darfur

http://www.myt.org.mx/memoria/darfur.html
Image result for darfur

Los inmigrantes de Sudamérica

Image result for inmigrantes sudamericanos

Y los feminicidios en México.

IMG_20170414_135219413_HDR
Repito, quizá no sea el museo al que todos quieran ir, pero tengo la certeza de que es el museo al que muchos tienen que asistir.

Benny Ibarra y “El hombre de la Mancha”

Una de las cosas que más disfrute durante mi estancia en CDMX fue asistir a esta ingeniosa adaptación de Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes.

El teatro Insurgentes tiene el espacio perfecto tanto en dimensiones como acústica para lograr un musical excelente. La historia y la música convergen de tal manera que, a pesar de su duración de dos horas uno puede sobrevivir sin el intermedio. No saben cómo me arrepiento de no haber comprado el Soundtrack, les dejo aquí el Soundtrack de la versión española para que se hagan una idea (Mi canción favorita es “Lo hago solo por él” que aquí en México se llama “Yo solo pienso en su bien”.)

 

https://www.youtube.com/watch?v=r2Ceq5JDC7M&index=1&list=PLFD4EB137FB118BB2
La música se toca completamente en vivo, lo que aumenta el encanto de la situación.
Las actuaciones realmente son muy impresionantes. Me gustó mucho la fluidez y el humor que incrustaron en la obra tan naturalmente. Estoy eternamente agradecida de que omitieran chistes políticos y religiosos al estilo “Todas las obras de Shakespeare (abreviadas)”, lo siento Arath de la Torre, pero eso desde mi perspectiva es una forma nada ingeniosa para cautivar al público. Aun así, le doy el crédito de que acarreo a un público bastante extenso al teatro cuando fue su puesta en escena.

 

http://carteleradeteatro.mx/2012/las-obras-completas-de-william-shakespeare-abreviadas/

 

Dicen por ahí que la obra era mejor cuando Diego Luna formaba parte del elenco. Dicen.

En cuanto a “El Hombre de la Mancha” La organización del teatro también fue impecable. La obra empezó a la hora exacta y los acomodadores cumplieron con su trabajo de manera eficiente. No hubo ni un solo lugar vacío.  Nuevamente me pregunto si la diferencia del comportamiento del público de Guadalajara es distinto al de CDMX por calidad o por costumbres.

Les dejo una fotografía del folleto que regalan en la entrada para dar el debido crédito a músicos, actores y actrices que forman este maravilloso elenco.

IMG_20170417_141200094

IMG_20170417_141232792

 

 

La yuxtaposición del tapatío en CDMX

 

IMG_20170415_123940_863

Pues se ha acabado mi viaje a CDMX. Y tengo que decir que fueron tres días muy interesantes. Bueno, dentro de lo posible para una chica con esclerosis multiple que después de cierta cantidad de tiempo caminando o bajo el Sol empieza a caminar chueco y se vuelve completamente intolerante (creo que eso no es la EM).

Hoy solamente voy a hablar de la parte de la comida. Lo más caro y complicado del viaje (pero los niños querían comer en Polanco).

 

Una Minerva viena por la modica cantidad de $100.00. me gustó como la ofrecieron como la única cerveza artesanal que vendían en el Rinconcito de Argentina y como cuando pregunte que tipo de Minerva era me respondieron que “pues Minerva, la artesanal”.  No contaban con mis conocimientos tapatíos sobre la cerveza Minerva pero preferí mantener bajo perfil.

IMG_20170415_161602215

Dados los exuberantes precios tuve que traicionar mi naturaleza vegetariana y comer vacío, no me gusta la carne, por lo que tiene que contar mucho que esta me gustó mucho, pero hasta donde sé los cortes argentinos se distinguen por su calidad. Hubo una empanada de queso Brie que no logró ser fotografiada ya que la devoré, implicito, estaba deliciosa.

IMG_20170414_170140800

Esta cerveza estuvo deliciosa por $79.00. Acompañada de los “tacos del barrio”, sugerencia del chef en la “Cerveceria del barrio” fue una buena forma para agarrar fuerza para ir al teatro después de ir a Bellas Artes y el Museo de Memoria y Tolerancia.

IMG_20170415_105630688

Para el desayuno en Ivoire yo ya estaba más muerta que viva y con un terrible dolor de cabeza, pero mi omelette de flor de calabaza y queso me reanimó un poquito (solo le tome foto a los French toast que no eran míos). El café estaba increible y el pan dulce era la gloria. A quien viaje a CDMX no le puede faltar darse una vuelta por este cafecito.

Estos son los “highlights” en cuanto a comida. Obviamente voy a escribir en su momento un artículo específico sobre café, cafe, cafe. Mientras tanto seguiré esperando mi vuelo de regreso a mi querida tierra mojada. Sin necesidad de violencia nos informaron que nuestros vuelo estaba sobrevendido y nos cambiaron la salida de las cuatro a las cinco de la tarde.

 

Decían que no iba a haber gente…

De los días de mucho café, mucha cultura y (por el amor de Dios) muchisima gente.

1492278104005575486281

Despues de media hora en el Sol escuchando a un bebé llorar esperando para ingresar al Castillo de Chapultepec vengo a decirles que “los días tranquilos” en Ciudad de Mexico siguen siendo mucho para nosotros la gente de provincia (ha-ha)

Por las mañanas está tranquilo, per después de las 12 (que parece que es la hora a la que despierta la gente aquí) todo se pone un poco caótico.

De cualquier manera hay muchas cosas que hacer y muchos lugares agradables para comer. Un detalle que me encanto es que desde que las librerias abren sus puertas se llenan.

 

IMG_20170414_110333455

Por ahora creo que ya voy a llegar a la entrada, de igual manera extiendo mi queja sobre como solo hay dos taquillas abiertas de siete. Voy a escribir sobre museos en mi proxima entrada, para los que sean lo suficientemente ociosos para leerme.

Les dejo una representación de la frustración turista en una imagen:

IMG_20170415_125044_467.jpg

Mi odio a los productos light.

IMG_20170414_092156_771

De cuando escuchas juntas las palabras “Caramel Macchiato” y “Skinny”

Lo siento, no puedo evitarlo. Estaba haciendo fila en el café a las 5 de la mañana esperando a que nos dieran luz verde para abordar (medio dormida, medio de malas) esperando a que me dieran mi Flat White y llegó ESA persona. Esa típica persona que equivale a comerse todo el trompo de pastor con dos litros de coca sin azúcar.

¿Cómo puedes pedir un café endulzado con cucharadas de caramelo y pedirlo skinny? No me identifico como una persona que se distinga por su figura fitness (de hecho creo que hay algo de puerquito en mí) pero me causa no sé qué el engaño en el que queremos vivir las personas con ciertos productos u alimentos que por su propia naturaleza NO pueden tener un bajo contenido calórico.

Este fin de semana voy a estar turisteando en Ciudad de México, por lo que tal vez mis post sean más cortos (sí, TODAVIA, puedo escribir más resumido de lo que suelo hacerlo) pero tratare de compartir las cosas interesantes con las que me tope.

IMG_20170414_092056_139

Gracias infinitas a las personas que se tomaron el tiempo de leer esta queja.

¡Disfruten semana santa!